dimecres, 26 de juny de 2013

Las penas del joven Werther

"Es cierto, tienes razón, querido amigo: las aflicciones de los hombres serían menores, si no se empeñaran -¡y Dios sabra´por qué los ha hecho así!- en rememorar con tanto afán los males pasados, en lugar de soportar un presente que les resulta indiferente."
"Todo en este mundo acaba por ser una bajeza, y un hombre que por voluntad de otro, sin que sea movido por su propio deseo, por su propia necesidad, se mate a trabajar por dinero o por alcanzar honores o lo que sea, siempre será un necio"
"¡Ah, vosotros los juiciosos!, exclamé sonriendo. ¡Pasión! ¡Embriaguez! ¡Enajenación! Os quedáis tan tranquilos, sin tomar parte. Vosotros, los hombres virtuosos, reprobáis al que bebe, abomináis del insensato, pasáis de largo como el sacerdote, y como los fariseos dais gracias a Dios por no haberos hecho como uno de ellos."
"¡Ah, qué vació! ¡Qué terrible vacío siento en medio de mi pecho! A menudo pienso: si sólo una vez, sólo una vez pudiera estrecharla contra este corazón, todo ese vació se colmaría."
"¡Levantar el telón y pasar al otro lado! ¡Eso es todo! ¿Y a qué esos miedos y titubeos? ¿Porque no se sabe cómo es todo allá atrás? ¿Porque de allí no se vuelve? Y, en fin, porque lo propio de nuestro espíritu es suponer que allí donde no sabemos nada concreto reinan el caos y las tinieblas".